Ventajas y desventajas de las autoflorecientes

Uno de los grandes cambios que han ocurrido en el mundo de la marihuana ha sido la aparición en el mercado de las semillas autoflorecientes. Estas nos dan otras opciones más a la hora de cultivar marihuana, y eso es muy bueno. Pero, aunque las semillas autoflorecientes tienen muchas ventajas, también tienen unas cuantas cosas en contra. En este artículo vamos a ver cuáles son las ventajas y desventajas de las semillas autoflorecientes.  

Desde la aparición de las primeras semillas autoflorecientes hasta el día de hoy se ha recorrido un largo camino y por suerte podemos decir que han mejorado mucho. Gracias al trabajo de los bancos de semillas, las automáticas ahora son más grandes, más potentes y con más calidad. A continuación de damos las claves con los Pros y contras de las semillas autoflorecientes.

Ventajas de las semillas autoflorecientes

Primero vamos con lo bonito, vamos a repasar cuales son las principales ventajas de cultivar semillas autoflorecientes. Vamos a ver claramente porque se han hecho tan famosas en los últimos años.

Se cosechan antes que las feminizadas

Las plantas de marihuana autofloreciente al no regirse por el fotoperiodo se cosechan en 70-90 días desde su germinación, dependiendo los días de la variedad elegida. El cultivo de autoflorecientes es de los más rápidos que se pueden hacer. En exterior se puede plantar en Marzo o Abril y cosecharlas en Junio o Julio, por ejemplo.

No necesitan cambios en el fotoperiodo

Esta es su principal ventaja. Es lo que hace que esta planta florezca si o si pase lo que pase. De esta manera en cultivo exterior la podemos poner cuando queramos, siempre que el clima acompañe. Mientras que en los cultivos de interior no hace falta bajarle las horas de luz para que se pongan a florecer.

Pero es que además, esto les vale como protección ante uno de los graves problemas del cultivo exterior: la contaminación lumínica, como la de las farolas por ejemplo. La luz durante las horas de oscuridad puede suponer un grave estrés para las plantas normales, llegando a revegetar o provocar hermafroditismo. Pero por suerte, esto no le pasa a las autoflorecientes, ellas no se rigen por las horas de luz.

Son más discretas

Las plantas autoflorecientes solo crecen durante 3-4 semanas, lo cual provoca que las plantas no tengan una gran altura. Pero esto puede suponer una ventaja a la hora de la discreción. Son más fáciles de ocultar en un balcón o entre otras plantas, incluso en cultivos de guerrilla.

Los tiempos reducidos en su cultivo también ayudan a la discreción. Menos tiempo tienen que estar puestas hasta el momento de la cosecha, con lo que el riesgo es menor.

Permiten hacer varias cosechas al año

Otra de las grandes ventajas de las autoflorecientes es que debido a su rapidez y tiempo de vida reducido, se pueden hacer varios cultivos de exterior al año. Incluso si vives en una zona cálida y tienes un sitio con un buen clima, se puede cultivar semillas autoflorecientes todo el año.

Pero si solo quieres cultivar en primavera y verano, con las semillas autoflorecientes puedes llegar a hacer hasta 3 cosechas. Mientras que con las normales solo se puede hacer uno.

Te permiten cosechar antes de que acabe el verano

Sin duda este es uno de los grandes atractivos que ofrecen las plantas autoflorecientes. Siempre suele ser más difícil encontrar marihuana en los meses de verano. Los autocultivos se apagan por el calor, la gente se va de vacaciones, etc.

Pero gracias a las semillas autoflorecientes ahora podemos cosechar buenas plantas a mitad de verano y que no se haga tan larga la espera hasta que terminen las fotodependientes. Así la espera se hace menos pesada.

Ideales para principiantes e iniciarse en el cultivo de marihuana

Las autoflorecientes son ideales para los cultivadores principiantes para iniciarse en el cultivo de marihuana. Estas no tienen unas necesidades nutricionales altas, no hace falta controlarles la luz y es más sencillo su cultivo. Por ejemplo, al tener un ciclo vital más reducido tiene menos posibilidades de que le acuda alguna plaga. Además son plantas duras que aguantan bien el estrés.

Desventajas de las semillas autoflorecientes

Por desgracia no todo iban a ser ventajas. Las plantas autoflorecientes aún siguen teniendo alguna desventaja. Aunque también hay que decir que con el paso del tiempo se han ido limando estas desventajas hasta a veces hacerlas casi imperceptibles.

Suponen más gasto en cultivos de interior

Las autoflorecientes aunque no dependen de las horas de luz, cuantas más tengan, mejor. Se les recomienda fotoperiodos de 16-20 horas de luz durante todo el ciclo. Esto supone un aumento en las horas en las que el foco tiene que estar encendido respecto a las fotodependientes, generando así más consumo eléctrico.

Producción de cogollos más baja

SI las plantas autoflorecientes son más rápidas en su cultivo y más pequeñas, es fácil entender que la producción de cogollos también será menor. Siempre que hablemos de cultivo exterior y las comparemos con las fotodependientes. En cultivos de interior se puede conseguir la misma cosecha con unas que con otras.

Si una planta fotodependiente puede producir alrededor de 1KG por planta, la producción de una autofloreciente en buenas condiciones no sobrepasaría los 200 gramos. Pero claro, una ha hecho un cultivo de 6 meses, mientras que la autofloreciente ha tardado algo menos de la mitad.

Calidad de los cogollos

Aunque en los últimos años las semillas autoflorecientes han mejorado mucho muchísimo, la calidad de los cogollos está un poco por debajo de las normales. El gen ruderalis que tienen las autoflorecientes, aunque ha mejorado mucho, aun se puede notar en la calidad de los cogollos.

Gracias al trabajo de los breeders de semillas, la calidad de las plantas autoflorecientes siempre está en aumento. Mucho han avanzado desde las primeras autoflorecientes, llegando hoy en día a cosechar ejemplares que ni el más experto podría distinguir si es autofloreciente o no.

Conclusión

No se podría decir que estas semillas son mejores o peores que las semillas feminizadas de marihuana, es que son muy distintas. Aquí te hemos dado las claves para elegir con criterio a la hora de comprar semillas de marihuana. Dependiendo de las necesidades y el tipo de cultivo que quieres hacer puede venir mejor una que otra.

De hecho lo que más se suele hacer es combinarlas. Se ponen de ambas clases, y antes de que las feminizadas empiecen a florecer y ocupar más espacio, ya se habrán recolectado las autoflorecientes. Es como un pequeño anticipo de la temporada, que si te has quedado corto en tus previsiones, viene la mar de bien.

Sobre el salto de calidad, a mi opinión y más hoy en día, no es tan disparado. De hecho diría que con plantas autoflorecientes bien sacadas, no lo notaría ni el paladar más exiquito.

Para mi las semillas normales, de temporada, feminizadas o como las quieras llamar, siempre serán las reinas. Pero las autoflorecientes han completado mucho más el catálogo. Son plantas ideales para balcones, incluso para tener en casa y que además terminan en unos pocos meses. En zonas cálidas se pueden poner casi todo el año y los breeders se afanan por sacar nuevas genéticas todavía mejores.

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.